domingo, 13 de abril de 2014

Capitán América: Soldado de Invierno

Recientemente he vuelto acudir al cine, algo que no hacía desde hace meses, allá por el 2013. Actualmente vivo en Inglaterra y aquí el cine es todavía más caro, así que tengo que pesarme muy mucho qué películas quiero ir a ver. En este caso, mi devoción hacia Marvel cómics me hizo dar el paso y aflojar la pasta para ver las últimas aventuras del capi.


Comenzamos a ver cómo es la vida del soldado Steve Rogers tras salir del hielo. Misión tras misión, sin nadie con quién salir los sábados por la noche y con la mirada puesta en un pasado que aún no puede dejar atrás, cosa lógica por otra parte, pues no ha tenido tiempo de asumir que todos a los que conoce están muertos y así nos lo demuestran en más de una escena durante la primera mitad de la película, que se hace muy lenta y con pocas escenas de acción, si quitamos la inicial.


A pesar de su melancolía, el capi siempre está ahí cuando el deber llama y ahí sí que la película no escatima en mostrarnos grandes momentos como la ya mencionada escena inicial del barco o la de Nick Furia en su coche Made in SHIELD (Por cierto, bravo por Samuel L. Jackson que haga lo que haga en una película me deja siempre con buen sabor de boca). Muy buenas escenas y efectos en general a lo largo de toda la película y unos combates muy bien coreografiados, algo que un servidor siempre agradece.

No he hablado del argumento, aunque muchas veces es lo que menos importa en este tipo de películas. Si la primera entrega nos situaba en la II Guerra Mundial y tenía una temática de fondo bélico, en la segunda entrega estamos ante una peli de espías al más puro estilo James Bond donde el capi y la increíble Viuda Negra (interpretada por la aún más increíble Scarlett Johansson) tienen que remover cielo y tierra para ver quién le ha tendido una emboscada a Nick Furia. Durante su odisea no podrán fiarse de nadie, ni siquiera de sus compañeros de SHIELD que suelen acompañarlos en otras misiones.

El tándem Capitán América/Viuda Negra no funciona del todo mal ya que la buena voluntad y cabezonería del primero compagina perfectamente con el sarcasmo y juego sucio de la segunda. Para terminar de completar el cóctel han añadido al Halcón, el típico personaje de marvel que meten un poco con calzador para contentar a los fans. En este caso el resultado final no disgusta, pero claro, estamos hablando del Capitán América, por lo que el tufillo ha producto americano siempre tira para atrás.

Uno de los fallos que sí he encontrado es el de no encontrar un villano convincente, alargando la aparición del soldado de invierno cuyas apariciones son muy contadas o inexistentes hasta la segunda mitad del film. Por otro lado, nos venden la presencia de Hydra en todos los ámbitos de las altas esferas, algo que realmente no queda muy efectivo en pantalla a falta de una cabeza pensante propiamente dicha (y lo siento mucho por Robert Redford pero no me convence).


En resumen, no tenía muchas expectativas en la película, pues de todos los personajes de los Vengadores el capi es el que menos simpatías me despierta. Aun así, he encontrado un producto aceptable y entretenido que merece la pena visionar si te gusta el cine palomitero, pues da lo que promete exceptuando una o dos escenas innecesarias que alargan la película.

Nota: 7,5

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada